Casa

Encontrar un lugar al que llamar “hogar” durante nuestra estancia en California fue muchísimo más difícil de lo que nos podíamos imaginar. Veníamos concienciados en que sería caro, muy caro, pero no de que fuese una batalla.

Nosotros, desde España, habíamos estudiado a fondo “craigslist” [la página recomendada por todos] y teníamos claro que buscábamos algo pequeñito y que tendríamos que invertir en muebles ,la ubicación estaba condicionada por el colegio, sí podía quedarme sería cerca del cole o entre el cole y palo alto, sí no podía quedarme,sería por palo alto.Hasta ahí todo bien. Después de los tres primeros días parecía claro que me quedaba y nos dispusimos a buscar…

Buscamos, buscamos y buscamos… en craigslist, en zillow, en revistas de “rent”… Enviamos un montón de correos, hicimos un montón de llamadas y dimos muchísimas vueltas mirando sitios. Empezaba la batalla.La respuesta a los correos era escasa y en cuanto decíamos que era para 3 meses teníamos un NO gigante como respuesta.Con las llamadas era peor,porque se sumaba el idioma como barrera y en las visitas nos decían que para alquilar un apartamento  había que hacer un contrato anual. Vivir compartiendo piso tampoco se veía fácil, todos buscaban estancias largas y ¡pedían un dineral por un sólo dormitorio!

En uno de esas visitas a los conjuntos de apartamentos nos atendió una chica que hablaba español, nos recomendó que nos buscásemos un hotel… Ahí es cuando nuestro ánimo se enterró bajo el suelo,ya debía verlo difícil la chica para recomendarnos eso…

Nos dieron a conocer airbnb.com .Una página dónde puedes alquilar tu casa mientras estás de vacaciones ¿una solución? Haciendo cuentas no lo era para nosotros, no era mucho más barato que estar en un hotel y suponía estar cambiando de “vivienda” cada 15 días…¡o menos!

Una locura,nos veíamos afinados en una habitación de hotel, sin espacio,sin cocina, sin intimidad… ¡Pero ocurrió el milagro! Un nuevo anuncio en craigslist. Un estudio anunciado para una sola persona, cerca del colegio,amueblado y económico en comparación con lo que habíamos visto. Víctor contestó al anuncio y se guardó que eramos dos. Quedó con el propietario como sí fuese sólo para él y en cuanto tuvimos sitio y hora, ¡a la carrera a verlo! Un poco de arreglo para dar buena impresión y a la carretera. Había tráfico y nos agobiamos un poquito por no ser puntuales. Cuando se descubrió el pastel de que eramos una pareja temimos volver a recibir un NO

Pero recibimos un quizás… Quería consultarlo con su mujer y nos diría algo. Tras casi 24 horas de incertidumbre teníamos una nueva cita con la familia,yo me sentía un poco “a examen” ¡pero fue todo sobre ruedas!
Caímos bien,ya tenían el contrato preparado y esa misma noche podíamos instalarnos ¡¡¡Y menos mal!!!Habíamos salido del hotel a las 12 de la mañana sin tener muy claro nuestro destino. Ahora

Nuestro hogar durante estos dos meses y medio es la casa de invitados de una casa típica americana,en un típico barrio residencial americano. Nosotros lo llamábamos “guest house” cuando se lo contábamos a la gente,pero todos han respondido con un: “-ahm!A Mother-in-law house
Es un estudio de 29 metros cuadrados construido en la parte trasera del garaje, tiene un baño y el resto de espacio es diáfano. No tenía cocina, sólo un fregadero, un frigorífico, una tostadora y un microondas. Nosotros la hemos equipado con un hornillo eléctrico, una plancha y un horno pequeñito. También hemos invertido en batería de cocina, una batidora, un exprimidor y un carrito para las verduras. La verdad es que con el par de mejoras que hemos hecho es un lugar comodísimo para nuestro día a día.

Os enseño las vistas de la finca que tiene GoogleMaps. ¡Es una casa enorme!

El rectángulo rojo señala nuestro pequeño espacio. La verdad es que es un placer vivir aquí. Los dueños de la casa son un encanto y tenemos intimidad y libertad total. Completa independencia. Yo puedo ir y venir del cole en bus o en bicicleta.
Y estamos a 40 minutos de San Francisco.

Anuncios

¡Cumpleaños!

Este año me he hecho mayor más lejos que nunca ¡a más de nueve mil kilómetros de distancia!
Así que no podía compartir ese día con todos los que llevo años haciéndolo ¡¡o eso pensaba yo!!
¡Que equivocada estaba!

Yo pensaba que lo mucho que había reído, crecido y vivido en este 2013; el viaje, los tres días de colegio, la situación en la que me ha puesto la vida y lo feliz que me encuentro a mis 26 añitos era suficiente regalo ¡pero me esperaba muchísimo más!¡ Y yo no lo sabía!

Con un poco de retraso, lo comparto con todo el que no pude compartirlo en el día señalado a través de este post.
Ha sido una celebración de cumpleaños al estilo gitano total y absolutamente ¡¡porque lo celebré durante tres días seguidos!! El cumpleaños era el domingo pero comenzamos la celebración con una cenita americana. Por primera vez nos dimos el gusto de ir a un restaurante americano.
Hasta entonces nos habíamos “apañado” con la combinación “supermercado+ microondas de la habitación” o sitios de comida rápida. Salir a cenar fuera era un capricho ¡¡Y nos lo dimos!!
Era un sitio muy chulo, al entrar tuvimos que esperar un poco de cola pero ¡¡Había unos sofás para hacerlo cómodamente!! Nos tomaron el nombre y pudimos esperar decidiendo qué pedir. Al poquito nos sentaron en los típicos asientos de sofá y disfrutamos de un chuletón riquísimo! Fue una cena muy agradable y riquísima.

Al día siguiente Víctor me tenía una sorpresa preparada;

¡Día en el parque de atracciones!

Yo no sabía nada cuando cogimos el coche en dirección a Santa Cruz, estaba demasiado concentrada en conducir en condiciones. Era el primer día que yo me encargaba de conducir, hasta entonces no me había atrevido a coger el coche por el estado del trafico en la zona durante la semana, así que Víctor aprovechó el fin de semana para que cogiese confianza con el coche, durante los fines de semana el tráfico es más tranquilo,así que era el mejor día para enfrentarme por primera vez a un coche automático.

Ya teníamos hablado que, los fines de semana que pudiésemos, aprovecharíamos para viajar por California y conocer más lugares, así que cuando Víctor me dijo que quería ir a la playa no pensé nada raro, no sospechaba ¡lo cuál mejoró la sorpresa! Pusimos el GPS y conduje hasta Santa Cruz ¡¡Que paisajes!! Sólo con el viaje ya estaba disfrutando; el subidón de conducir el coche nuevo sumado al paisaje daba como resultado una enorme sonrisa en mi cara. Y se multiplicó por dos cuando llegamos al sitio y se desvelo mi regalo ¡¡Parque de atracciones!!

ParquedeAtracciones

Se cumplía una deseo que esperaba cumplirse desde hacía 5 o 6 años.Y que se había incrementado en ganas muchísimo en el último año, por la perdida de peso. ¡¡Pasamos un día divertidísimo!!

Montaña rusa, barco pirata, columpio giratorio gigante, coches choques… Disfrutamos como niños. Nos dimos el capricho de probar unas patatas tipo “chips” pero en un palo…Un invento raro,pero muy rico. El parque era una locura culinaria ¡¡hasta te freían galletas oreo en un puesto!!

No nos atrevimos a tomar ninguna guarrada, queríamos disfrutar la experiencia. Y lo hicimos. Disfrutamos del día junto al pacifico, os pongo algunas fotos. Las vistas desde el paseo eran preciosas y el día se despidió con una puesta de sol preciosa. ¡Un lujo!

Al día siguiente, el día de mi cumple, estábamos invitados a una barbacoa por el primer año de Leo, el hijo de un amigo. Y yo ya había tenido muchísima celebración , así que no esperaba nada. ¡¡Otra vez equivocada!!

¡Víctor se había compinchado con mi madre para seguir sorprendiéndome!

Me habían organizado una “video-party”
Yo sospechaba que planeaba que pudiese hablar con mi madre por webcam, bueno la verdad es que estaba bastante claro, lo que no me podía imaginar era lo que había al otro lado de la cámara. Habían reunido a gente para que fuese a mi casa a celebrar mi cumpleaños ¡sin estar yo allí! Increíble. Fue muy reconfortante ver y escuchar a mis seres queridos ¡me pegue una pecha de llorar!
Y no sólo fue la vídeo llamada, también tuve vídeos de felicitación que me saltaron más de una lagrima

Yo siempre he sido de valorar los actos por encima de lo material y saber todo lo que había detrás de esa sorpresa fue el mejor regalo que he recibido. Llamadas, tiempo, canciones… Un montón de sentimientos y empeño que me hicieron sentirme súper querida y especial en mi día del calendario. ¡Una pasada! Desde aquí dar las gracias a todos lo que estuvieron,de corazón, ese día.

E igual que las comidas, termino el post con un dulce ¡¡mi tarta de cumpleaños!! Soplé las velas en una tarta de Oreo
¡¡Que rica estaba!!